Mi terapia Online

Disfunciones Sexuales

Introducción

El presente trabajo, tiene como objetivo, describir, definir y clasificar el concepto de Disfunciones Sexuales, contestando las siguientes preguntas:

  • ¿Qué es una Disfunción Sexual?

  • ¿Cuáles son los trastornos sexuales?

  • ¿Qué criterios son necesarios para diagnosticar a cada una de las disfunciones sexuales?

¿A qué llamamos Disfunción Sexual?

Según el DSM IV las llamadas disfunciones sexuales, son entendidas como alteraciones del deseo, cambios psicofisiológicos en la respuesta sexual normal, malestar o problemas interpersonales relacionados al tema.
Existe una disfunción sexual cuando se alteran una o más fases de la respuesta sexual humana: deseo, excitación, orgasmo o resolución, impidiendo la realización normal del acto sexual de modo satisfactorio para sus actores. Cada disfunción sexual puede ubicarse en una o más de las fases de la respuesta sexual humana.

Las disfunciones sexuales, comprenden los:

  1. Trastornos del deseo sexual:

    • Deseo Sexual Hipoactivo

    • Trastorno por aversión al sexo

  2. Trastornos de la excitación sexual:

    • Trastorno de la excitación sexual en la mujer

    • Trastorno de la erección en el varón

  3. Trastornos del orgasmo:

    • Disfunción orgásmica femenina

    • Disfunción orgásmica masculina

    • Eyaculación Precoz

  4. Trastornos sexuales por dolor:

    • Dispareunia

    • Vaginismo

  5. Disfunción sexual debida a una enfermedad médica

  6. Disfunción sexual inducida por sustancias

  7. Disfunción sexual no especificada

Los trastornos sexuales se pueden dividir en variaciones y disfunciones. A las variaciones se la denomina también desviaciones y hasta las han llamado perversiones. Se caracterizan por tener un funcionamiento eficaz y placentero; aunque el objeto sexual y el objetivo se desvían de la norma. Quienes entran en este grupo, pueden disfrutar de muy buenas erecciones, del control de su eyaculación y pueden excitarse fácilmente, lubricar y gozar de orgasmos múltiples; pero se excitan antes estímulos que no son excitantes para la gran mayoría de las personas. A este grupo se los denomina con el nombre de Parafilias.
Las parafilias, entonces, se caracterizan por impulsos sexuales intensos y recurrentes, fantasías o comportamientos que implican objetos, actividades o situaciones poco habituales. Esto le genera a la persona parafílica, un malestar clínicamente significativo y un gran deterioro social, laboral y/o de otras áreas personales del individuo. Para considerarse un trastorno mental debe además causar daño a otro (por ejemplo, la pedofilia), o deteriorar la vida del sujeto como se dijo anteriormente.
Clasificación de las Parafilias:

  • Exhibicionismo

  • Fetichismo

  • Frotteurismo

  • Pedofilia

  • Masoquismo sexual

  • Sadismo sexual

  • Fetichismo transvestista

  • Voyeurismo

  • Parafilia no especificada (escatología telefónica, clismafilia, zoofilia, necrofilia, coprofilia, urofilia y parcialismo)

La homosexualidad fue eliminada del DSM IV en 1973 y la transexualidad el 17 de mayo de 1990, y ese fue el Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia.
Si bien la gravedad de cada trastorno, varia en cada caso desde un grado leve hasta el grave, pasando por diversos matices, generalmente se produce algún tipo de dificultad en el individuo y en la pareja, que depende de diversos factores: el significado que se le da al trastorno, las interpretaciones que se tejen alrededor del mismo, el momento evolutivo de la pareja y el tipo de vinculo que se establece, la calidad de la comunicación, la estima del individuo, las expectativas de solución y fundamentalmente la información que se posea, entre otros factores.
Otro de los trastornos sexuales, son los Trastornos de la Identidad Sexual, que se caracterizan por tener una identificación intensa y persistente con el otro sexo, acompañada de malestar persistente por el propio sexo.
Y por último, tenemos el trastorno sexual no especificado, que se utiliza para codificar trastornos de la actividad sexual que no son clasificables en una de las categorías específicas.
Es importante tener en cuenta para el diagnóstico, una serie de subtipos para señalar: el incio, el contexto y los factores etiológicos que se asocian con los trastornos sexuales. Estos subtipos no deben aprlicarse al diagnóstico de trastorno sexual por enfermedad médica o inducido por sustancias.
Para señalar la naturaleza del inicio del trastorno sexual se utilizan los siguientes subtipos:

  • De toda la vida: indica que el trastorno sexual existe desde el inicio de la actividad sexual.

  • Adquirido: indica que el trastorno sexual apareció luego e un período de actividad sexual normal.

Los subtipos utilizados para indicar el contexto en el que aparece el trastorno sexual son:

  • General: indica que la disfunción sexual no se limita a ciertas clases de estimulación, de situaciones o de compañeros; por eso es general.

  • Situacional: indica que la disfunción sexual se limita a ciertas clases de estimulación, de situaciones o compañeros.

Para indicar los factores etiológicos asociados al trastorno sexual, se utilizan los siguientes subtipos:

  • Debido a factores psicológicos: en casos en que los factores psicológicos, son de gran importancia en el inicio, la gravedad, la exacerbación o la persistencia del trastorno. Las enfermedades médicas y las sustancias no desempeñan ningún papel en su etiología.

  • Debido a factores combinados: los factores psicológicos, son de gran importancia en el inicio, la gravedad, la exacerbación o la persistencia del trastorno; y la enfermedad médica y las sustancias contribuyen a la aparición del trastorno, pero no son suficientes para construir su causa. En el caso de que sean suficientes como causa del trastorno, se debe diagnosticar trastorno sexual debido a enfermedad médica; y/o inducido por sustancias.

Por último, es importante también tener en cuenta a la hora de diagnosticar una o más disfunciones sexuales, la raza, cultura, religión y el entrono del individuo; así como también los diagnósticos diferenciales y comorbilidades que pueden haber.
Antes de describir cada uno de los criterios que nos ayudan a diagnósticar cada uno de los trastornos sexuales; se marcarán brevemente, las causas que pueden generar una disfunción sexual.

¿Causas?

Las causas de las disfunciones sexuales pueden ser físicas, psicológicas o ambas. Ya se describió anteriormente, la importancia de tener en cuenta la etiología de los trastornos sexuales para realizar un mejor y más completo diagnóstico.

  • Causas médicas: Enfermedad crónica, edad avanzada, dolor, desequilibrio hormonal, efectos secundarios de los fármacos.

  • Causas Psicológicas (emocionales): Depresión, estrés, problemas conyugales. Aunque a veces el problema puede estar motivado por alguna anomalía orgánica (carencias hormonales, trastornos endocrinos, insuficiencia renal, etc.) lo más normal es que el problema obedezca a causas psicológicas como un bajo nivel de autoestima, estados depresivos, excesivo estrés o ansiedad, una historia de abusos sexuales o mala relación de pareja por mencionar a algunas.

En general las causas psicológicas de las disfunciones sexuales engloban algunos de los siguientes factores predisponentes, precipitantes o de mantenimiento:

  • Factores predisponentes:

    • Educación restringida

    • Malas relaciones familiares

    • Información sexual inadecuada

    • Primeras experiencias sexuales traumáticas

    • Inseguridad temprana en el papel sexual

  • Factores precipitantes:

    • Nacimiento de un hijo

    • Alteración general en la relación

    • Infidelidad

    • Expectativas no razonables

    • Disfunción en el compañero

    • Fracaso fortuito previo

    • Reacción a factores orgánicos

    • Edad

    • Depresión y ansiedad

    • Experiencia sexual traumática

  • Factores de Mantenimiento:

    • Ansiedad por el rendimiento

    • Anticipación del fracaso

    • Culpabilidad

    • Pérdida de la atracción en la pareja

    • Pobre comunicación en la pareja

    • Desavenencias en la relación general

    • Miedo a la intimidad

    • Alteración de la propia imagen

    • Información sexual inadecuada

    • Juego erótico restringido

    • Trastorno psiquiátrico

    Causas de aprendizaje deficiente: Inhibición sociocultural o ignorancia respecto a la sexualidad. Las disfunciones sexuales deben en gran parte su existencia a la falta de un correcto aprendizaje sexual. El desconocimiento y la poca orientación de los problemas sexuales más importantes es causa en los adultos de conductas primitivas en su vida amorosa.

Cristerios Diagnósticos de los trastornos sexuales

Tanto los psicólogos como los psiquiatras, utilizamos para hacer un diagnóstico el Manual Diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM IV). Los criterios que se plantean en el mismo, para diagnosticar los trastornos mentales, son los siguientes:

  • TRASTORNOS DEL DESEO SEXUAL:

    • Criterios para el diagnóstico de Deseo Sexual Hipoactivo (DSH)

      • Disminución (o ausencia) de fantasías y deseos de actividad sexual de forma persistente o recurrente. El juicio de deficiencia o ausencia debe ser efectuado por el clínico, teniendo en cuenta factores que, como la edad, el sexo y el contexto de la vida del individuo, afectan a la actividad sexual.

      • El trastorno provoca malestar acusado o dificultades de relación interpersonal.

      • El trastorno sexual no se explica mejor por la presencia de otro trastorno (excepto otra disfunción sexual) y no se debe exclusivamente a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., drogas, fármacos) o a una enfermedad médica.

    • Criterios para el diagnóstico de Trastorno por aversión al sexo

      • Aversión extrema persistente o recidivante hacia, y con evitación de, todos (o prácticamente todos) los contactos sexuales genitales con una pareja sexual.

      • La alteración provoca malestar acusado o dificultades en las relaciones interpersonales.

      • El trastorno sexual no se explica mejor por la presencia de otro trastorno (excepto otro trastorno sexual).

  • TRASTORNOS DE LA EXCITACIÓN SEXUAL

    • Criterios para el diagnóstico de Trastorno de la excitación sexual en la mujer

      • Incapacidad, persistente o recurrente, para obtener o mantener la respuesta de lubricación propia de la fase de excitación, hasta la terminación de la actividad sexual.

      • El trastorno provoca malestar acusado o dificultades en las relaciones interpersonales.

      • El trastorno sexual no se explica mejor por la presencia de otro trastorno (excepto otra disfunción sexual) y no es debido exclusivamente a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., drogas o fármacos) o a una enfermedad médica.

    • Criterios para el diagnóstico de Trastorno de la erección en el varón

      • Incapacidad, persistente o recurrente, para obtener o mantener una erección apropiada hasta el final de la actividad sexual.

      • La alteración provoca malestar acusado o dificultades de relación interpersonal.

      • El trastorno eréctil no se explica mejor por la presencia de otro trastorno (que no sea disfunción sexual) y no es debido exclusivamente a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., drogas o fármacos) o a una enfermedad médica.

  • TRASTORNOS DEL ORGASMO

    • Criterios para el diagnóstico de Trastorno orgásmico femenino

      • Ausencia o retraso persistente o recurrente del orgasmo tras una fase de excitación sexual normal. Las mujeres muestran una amplia variabilidad en el tipo o intensidad de la estimulación que desencadena el orgasmo. El diagnóstico de trastorno orgásmico femenino debe efectuarse cuando la opinión médica considera que la capacidad orgásmica de una mujer es inferior a la que correspondería por edad, experiencia sexual y estimulación sexual recibida.

      • La alteración provoca malestar acusado o dificultad en las relaciones interpersonales.

      • El trastorno orgásmico no se explica mejor por la presencia de otro trastorno (excepto otro trastorno sexual) y no es debido exclusivamente a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., drogas o fármacos) o a una enfermedad médica.

    • Criterios para el diagnóstico de Trastorno orgásmico masculino

      • Ausencia o retraso persistente o recurrente del orgasmo, tras una fase de excitación sexual normal, en el transcurso de una relación sexual normal. El diagnóstico clínico debe efectuarse teniendo en cuenta la edad del individuo, considera adecuada en cuanto a tipo de estimulación, intensidad y duración.

      • El trastorno provoca malestar acusado o dificultades en las relaciones interpersonales.

      • El trastorno orgásmico no se explica mejor por la presencia de otro trastorno (excepto otra disfunción sexual) y no es debido exclusivamente a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., drogas o fármacos) o a una enfermedad médica.

    • Criterios para el diagnóstico de Eyaculación Precoz

      • Eyaculación persistente o recurrente en respuesta a una estimulación sexual mínima antes, durante o poco tiempo después de la penetración, y antes de que la persona lo desee. El clínico debe tener en cuenta factores que influyen en la duración de la fase de excitación, como son la edad, la novedad de la pareja o la situación y la frecuencia de la actividad sexual.

      • La alteración provoca malestar acusado o dificultades en las relaciones interpersonales.

      • La eyaculación precoz no es debida exclusivamente a los efectos directos de alguna sustancia (p. ej., abstinencia de opiáceos).

  • TRASTORNOS SEXUALES POR DOLOR

    • Criterios para el diagnóstico de Dispareunia

      • Dolor genital recurrente o persistente asociado a la relación sexual, tanto en varones como en mujeres.

      • La alteración provoca malestar acusado o dificultad en las relaciones interpersonales.

      • La alteración no es debida únicamente a vaginismo o a falta de lubricación, no se explica mejor por la presencia de otro trastorno (excepto otra disfunción sexual) y no es debida exclusivamente a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., drogas, fármacos) o a una enfermedad médica.

    • Criterios para el diagnóstico de Vaginismo

      • Aparición persistente o recurrente de espasmos involuntarios de la musculatura del tercio externo de la vagina, que interfiere el coito.

      • La alteración provoca malestar acusado o dificultad en las relaciones interpersonales.

      • El trastorno no se explica mejor por la presencia de otro trastorno (p. ej., trastorno de somatización) y no es debido exclusivamente a los efectos fisiológicos directos de una enfermedad médica.

  • DISFUNCIÓN SEXUAL DEBIDO A UNA ENFERMEDAD MÉDICA

    • Trastorno sexual debido a... (indicar enfermedad médica)

      • Trastorno sexual clínicamente significativo, que provoca malestar acusado o dificultad en las relaciones interpersonales como rasgos clínicos predominantes.

      • A partir de la historia clínica, la exploración física o los hallazgos de laboratorio la disfunción sexual se explica en su totalidad por los efectos fisiológicos directos de una enfermedad médica

      • El trastorno no se explica mejor por la presencia de otro trastorno mental (p. ej., trastorno depresivo mayor).

    • Seleccionar el código y término sobre la base del trastorno sexual predominante:

      • N94.8 Deseo sexual hipoactivo en la mujer debido a... (indicar enfermedad médica). Este término se usa si, en una mujer, el rasgo predominante es un deseo sexual deficiente o ausente.

      • N50.8 Deseo sexual hipoactivo en el varón debido a... ( indicar enfermedad médica). Este término se usa si, en un varón, el rasgo predominante es un deseo sexual deficiente o ausente.

      • N48.4 Trastorno de la erección en el varón debido a... (indicar enfermedad médica). Este término se usa si la disfunción eréctil masculina es el rasgo predominante.

      • N94.1 Dispareunia femenina debida a... (indicar enfermedad médica). Este término se usa si, en una mujer, el rasgo predominante es el dolor asociado al coito.

      • N50.8 Dispareunia masculina debida a... (indicar enfermedad médica). Este término se usa si, en un varón, el rasgo predominante es el dolor asociado al coito.

      • N94.8 Otros trastornos sexuales femeninos debidos a... (indicar enfermedad médica). Este término se usa si, en una mujer, predomina otro síntoma (p. ej., trastorno orgásmico) o no predomina ninguno

      • N50.8 Otros trastornos sexuales masculinos debidos a... (indicar enfermedad médica). Este término se usa si, en un varón, predomina otro síntoma (p. ej., trastorno orgásmico) o no predomina ninguno.

  • DISFUNCIÓN SEXUAL INDUCIDA POR SUSTANCIAS

    • Criterios para el diagnóstico de Trastorno sexual inducido por sustancias

      • Trastorno sexual clínicamente significativo, que provoca malestar acusado o dificultad en las relaciones interpersonales.

      • A partir de la exploración física, la historia clínica y los hallazgos de laboratorio, hay pruebas de que el trastorno sexual se explica en su totalidad por el consumo de sustancias, como se manifiesta en los casos siguientes 1 o 2:

        1. Los síntomas del Criterio A aparecen durante o en los 30 días siguientes a la intoxicación por la sustancia

        2. El consumo del medicamento está etiológicamente relacionado con la alteración

      • La alteración no se explica mejor por la presencia de un trastorno sexual no inducido por sustancias, como lo demuestra el hecho de que los síntomas preceden al inicio del consumo o la dependencia de la sustancia (o consumo de fármacos); los síntomas persisten durante un tiempo sustancial (p. ej., 1 mes) después de haber finalizado la intoxicación, o son excesivos en relación con lo que cabría esperar, dados el tipo o la cantidad de la sustancia usada o la duración de su consumo o bien hay pruebas de la existencia de un trastorno sexual independiente no inducido por sustancias (p. ej., una historia de episodios recurrentes no relacionados con sustancias).
        Nota: Este diagnóstico debe establecerse en lugar del diagnóstico de intoxicación por sustancias sólo si el trastorno sexual es excesivo en comparación con el que se presenta durante la intoxicación y si el trastorno es de suficiente gravedad como para merecer atención clínica independiente.

    • Codificar trastorno sexual inducido por (sustancia específica):
      F10.8 Alcohol [291.8]
      F15.8 Anfetamina (o sustancias de acción similar) [292.89]
      F14.8 Cocaína [292.89]
      F11.8 Opiáceos [292.89]
      F13.8 Sedantes, hipnóticos o ansiolíticos [292.89]
      F19.8 Otras sustancias (o desconocidas) [292.89]
      Especificar si:
      - Con alteración del deseo
      - Con alteración de la excitación
      - Con alteración del orgasmo
      - Con dolor sexual
      Especificar si: Con inicio durante la intoxicación: cuando se cumplen los criterios para la intoxicación por sustancias y los síntomas aparecen durante su curso.

  • TRASTORNO SEXUAL NO ESPECIFICADO
    Trastornos sexuales que no cumplen los criterios para un trastorno sexual específico:
    1. Ausencia (o disminución sustancial) de pensamientos eróticos subjetivos, a pesar de la excitación y el orgasmo normales.
    2. Situaciones en las que el clínico ha constatado la presencia de un trastorno sexual, pero es incapaz de determinar si es primario, debido a una enfermedad médica o inducido por sustancias.

Conclusión

En tanto mejor nos conozcamos a nosotros mismos y a nuestras formas de comportamiento sexual, nos será más fácil actuar modificando las alteraciones existentes.
La sexualidad es una vivencia compartida con otra persona y para eso la pareja, es de suma importancia en el tratamiento de cualquier disfunción sexual.
Tanto los Psicólogos como psiquiatras, nos manejamos con DSM IV para hacer un diagnóstico; en este caso de una Disfunción Sexual. En el presente trabajo se incluyeron los criterios diagnósticos de las disfunciones sexuales; ya que es importante saber cómo los profesionales hacemos un diagnóstico, y así determinamos luego el tratamiento específico a seguir.
Cuando un paciente llega a la consulta, quejándose de tener una disfunción sexual, hay que obtener información detallada acerca de sus experiencias sexuales. Es necesario establecer, si esta persona, realmente tiene una disfunción o no. Muchas veces con una sola sesión alcanza, ya que nos encontramos con creencias irracionales o mitos que hacen creer a la persona que tiene un problema. En esos casos se utiliza la psicoeducación, y se le da información al respecto.
Hoy en día recibo muchas consultas vía mail, y considero la terapia online una opción muy buena y avanzada para trabajar estas problemáticas, ya que muchas personas viven lejos, o en otros países, o también hay personas que no se animan a hablar de su sexualidad personalmente.

Consultenos sobre Terapias Online

Los profesionales de MiTerapiaOnline pueden ayudarlo en este tipo de tratamientos. Por favor hacer clic aquí para contactarnos.

Lic. Clarisa Rozembaum
Psicóloga - Sexóloga Clínica